¿La edad como argumento? El DNI del alcalde entra en campaña

Etiquetas

, , , , , , ,

El PSOE dice que el alcalde está cansado, que lleva ya cuarenta años en política. Todas las elecciones lo mismo. Año arriba, año abajo. La edad en esto ni cualifica ni desacredita. Pero el trazo argumental puede ser grueso o fino. Uno puede ser un viejo de joven. Y fatigarse leyendo la agenda del alcalde de Málaga. O viéndolo subir las escaleras del Ayuntamiento.

Arguye De la Torre que las críticas continuas a su edad se pueden volver en contra de quien las profiere. Lo dice alguien capaz de aburrir y tumbar a cualquiera. Funciona desde la hora en la que las aceras no se han puesto en jornadas que hacen diptongo. Cita a sus altos cargos y concejales en horarios leoninos. A más de un concejal lo ha reunido un domingo por la mañana para abordar asuntos para los que no queda hueco en la agenda por más se apelmace. Ni los que meten la almendra en los turrones, oiga.

En la tarde del día de Reyes, por ejemplo, tuvo reuniones en alcaldía. Claro, como es mayor, los Reyes no le trajeron juguetes. Eso debió de ser. A los mayores Sus Majestades sólo les traen bufandas y cosas así.

El alcalde es agotador. Sí, es capaz de mantener viva una polémica el tiempo que quiera. Insiste. Escribe cartas. Es pertinaz. ¿Quién es capaz de defender durante tantos años, con marcial disciplina, con secuencia metódica, que el tren de Cercanías llegue a la Plaza de la Marina? De la Torre, el mismo que responde en largos corrillos las mil y una preguntas (y es de los de respuesta larga) tras haber estado una hora dando una rueda de prensa. Pregunten. Pregunten a antiguos dirigentes de la Autoridad Portuaria, a consejeras de Obras Públicas. A ministros de su mismo partido. Pregunten a todo aquel que dentro del PP de Málaga le echó un pulso y lo perdió.

El alcalde solía nadar. Se hacía la travesía del Puerto, algo para lo que siempre he pensado que hacía falta más estómago que brazada. O participa públicamente en una clase de zumba, algo para lo que hace falta más abstracción que duende. Si la edad es un condicionante, que echen una carrera María Gámez y el alcalde. Una de velocidad y otra, de fondo. Y luego una etapita en bici. Y, para terminar, unos largos.

Si hay empate, siempre se puede desempatar con una competición de memoria. Sí. Ahí seguro que la edad es clave y que el alcalde no se sabe de memoria todo lo que aborda, ha abordado o es cuestión de otros.

La edad como argumento. Como si fuera una mala gestión en Tabacalera, una ciudad sucia o una deuda muy alta. Como cemento unificador de cada campaña. Como una letanía vacua. Una constante, un mantra de Marías, Susanas  o Pacos. Una memez.

Bien pudo escribir Monterroso: cuando se despertó, De la Torre todavía estaba allí, bloqueando en su agenda el domingo por la tarde para estar un rato con la familia.

Gibralfaro, 9.23 am

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Al fin, sensación de otoño en Málaga. El mar, las nubes y los haces de luz que se desparraman al atravesarlas son los filtros del día. Todo es posible entre el azul y el negro. Paleta celeste que duele de hermosura.2014-11-04 09.35.59

Una luz tan bella que duele

Etiquetas

, , , , , ,

otoño

El primer atardecer del otoño se muestra enfundado en un intenso naranja, lo único que el año conserva de su juventud estival. Ruidos de aviones que se alejan tormentosos, bramando letanías, alertan sin llegar a inquietar. La luz es un filtro walden aplicado desde más allá de las nubes. Es una luz especial, tan bella que duele.

La insoportable pesadez de los políticos en Twitter. ¡Hashtag va!

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Desde que nuestros políticos se subieron en masa a Twitter, las precampañas parecen durar 140 años. Si no eran ya suficientemente irritantes sus ‘hashtags’ con mensajes inducidos, ahora parece haber llegado la orden de la inundación. A una hora concreta, en plan hora ‘H’, ¡agua va!, lo que produce justo el efecto contrario al que se pretende conseguir.

La mayor parte de ellos parecen ‘bots’ deshumanizados). Olvidan que a quien hay que dirigirse es al posible votante y no al afiliado.

Esta semana, el PSOE en la Diputación se lanzaba a tuitear con la etiqueta #BendodoSuspende. ¿El resultado? Decenas de entradas y retuits endogámicos con algunos datos sobre la gestión del presidente de la Diputación, algunos de ellos con más cocina que una encuesta electoral. Si uno contempla, el timeline y le sigue un poco la pista a esta estrategia concreta, el resultado es el esperado: poco o ningún retorno por parte de tuiteros aparentemente indepedientes o de fuera de la órbita socialista.

Unas horas más tarde, el PP de Málaga ponía en marcha el ‘contratuit’. Sí, #MálagaAvanza era la consigna, con la novedad de que alguien parecía haber pedido sincronizar relojes a las ocho de la tarde. Cualquiera que estuviera navegando por la red del pajarito en ese momento estuvo a punto de morir ahogado entre datos y cifras con no menos cocina que los anteriores, todos odiosamente uniformados con el mismo diseño e imágenes. Alguien les ha debido de decir que está estudiado que cuando al tuit le adjuntas una foto suele tener más ‘impresiones’. Y, hala, fondito azul para dejar escapar decenas, quizás cientos, de mensajes.

Mucho más hábil es el #AlcaldeLimpiaMálaga que, por segundo año, ha puesto en marcha el Grupo Socialista en el Ayuntamiento. ¿Por qué? Porque, se esté de acuerdo o no, que ahora no es el caso, conecta directamente con el tuitero ciudadano, que es como ellos ven al tuitero persona. La invitación a participar en dicha campaña, a aportar fotos con suciedad, es, sin duda, un gran acierto porque convierte al tuitero ciudadano en participante.

Otra etiqueta que merece especial detenimiento fue la que dedicaba una ingeniosa etiqueta a la silla vacía de Susana Díaz. Los ocho alcaldes de capitales andaluzas, todos del PP, citaron fuera de los cauces formales a la presidenta andaluza para que se reuniera con ellos y con Juanma Moreno, un acto de marketing político pelín de brocha gorda para simplemente tener una foto vacía que tuitear. El recorrido de dicha acción acababa ahí.

Tampoco son muy halagüeños los virales después del primer aniversario de Díaz al frente de la Junta.#UnañodeCambio y #AsíSí o el contrario de #SusanaNoContesta y decenas, cientos de etiquetas utilizadas a destajo y que crean la misma agresividad en el ‘timeline’ como cuando una compañía te llena el mail de promociones o llaman sistemáticamente a tu casa a horas y días intempestivas para ofrecerte algo.

Decía lo de las cuentas sin alma. Y es que muy pocos cargos públicos (no digo ya los palmeros, los aspirantes a cargo, cuyo uso de las redes da todavía más vergüenza ajena) muestran realmente interés prospectivo, por escuchar, por interactuar más allá de te largo mi rollo. Es lamentable leer los tuits el día que se conocen los datos del paro y ver cómo los aplaudidores y los cargos vinculan el éxito o no a sus amados líderes o lideresas y callan en caso contrario.

En otras ocasiones, en lugar de utilizar las redes como ejemplo de transparencia para que se conozca algo de la agenda, por ejemplo, lo irritante es que, si sigues la sucesión de publicaciones, descubres que son tuits escupidos que, además, impiden la más mínima concentración en ninguna actividad productiva para la sociedad.

Por suerte, algo menos del 5% (calculo yo), sí muestran cierta autonomía y elaboración de tuits más artesanales y menos precocinados; contestan a las preguntas que se les hace; interactúan más allá de la cosa política y comparten lecturas, músicas u opiniones sobre otras cosas y, en definitiva, aplican un sistema de relaciones más parecido al real, que creo que es lo hay que buscar.

Mientras tanto, hasta las Municipales, nos espera un verdadero martilleo. Ah, luego se nota mucho que, cuando no hay votos inmediatos en liza, la cosa se relaja y mucho. Que alguien les diga que ruido y comunicación son como agua y aceite, no mezclan.

(Artículo publicado en Noticias21.es)

La aplicación de la propuesta de Rajoy cambiaría de signo 11 ayuntamientos de Málaga e influiría en 36

Etiquetas

, , , , , , ,

Después de un tiempo sin alimentar mi blog (bendita actividad), recupero una información que publiqué en Noticias21.es y que viene a cuento por el asunto de la posible reforma de la Ley Electoral. Así influiría en Málaga

 

La propuesta de Rajoy de elegir a los alcaldes por sufragio directo y que sea el más votado quien gobierne se ha instalado de lleno en la actualidad nacional, no sin polémica. En Málaga, si hubiera regido ese principio en las municipales, habría quedado condicionado el resultado de 36 municipios y 8 habrían cambiado de signo político.

“Que el alcalde sea el que vota el pueblo, no el representante de una coalición de cinco que han perdido las elecciones”. Ésta es la frase del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que hace unos días defendió claramente la elección directa del alcalde, para que sea el de la lista más votada o, en todo caso, abrir la puerta a una segunda vuelta. Asegura que llevará la propuesta en septiembre al Congreso de los Diputados. La polémica está servida porque los principales grupos de la oposición ya ven esta maniobra como electoralista. Además, los próximos comicios serán en la primavera del año que viene y los márgenes son exiguos.

En este contexto, Noticias21 ha realizado una simulación de qué hubiera pasado en la provincia de Málaga en las pasadas municipales, en mayo de 2011. Pues la medida hubiera afectado directamente a 36 municipios, que son los que no registraban mayorías absolutas. Además, en el caso de 11 en concreto, el gobierno municipal hubiera cambiado de bando. Los resultados se han aplicado a las primeras corporaciones de este último caso, dado que hay municipios como Villanueva de la Concepción, Colmenar o Benalmádena que han registrado posteriormente mociones de censura.

Municipios que tendrían que tener otro signo

Así, tendrían que haber empezado el mandato con otro signo Casabermeja, Casarabonela, Pizarra, Frigiliana, Mollina, Ronda, Benalmádena, Colmenar, Benaoján, Alcaucín y Algatocín.

Ronda estaría gobernada por el PSOE si se aplicara el nuevo enfoque. Sin embargo, un pacto entre populares y andalucistas permite gobernar a Maripaz Fernández, del PP. En este caso, las dos fuerzas mayoritarias tenían 7 ediles cada una, si bien el voto se orientaba hacia el PSOE.

Benalmádena, crisol de partidos y verdadero caso de estudio, tendría que estar gobernada por el PP, como de hecho ocurre. Sin embargo la alcaldesa Paloma Alonso sólo se hizo con la vara de mando tras una moción de censura, ya que fue el socialista Javier Carnero el primer regidor del mandato. En el caso benalmadense, el PP tiene 4 concejales más que el PSOE.

Otro municipio grande, Cártama, se quedaría como está, dado que ostenta el poder el PSOE, apoyado por IU. En la cercana Álora, ocurre lo mismo: gobierna el PSOE con ayuda de IU y también los socialistas fueron los más votados. Igual que en Carratraca, con una alcaldesa del PP, la formación más votada.

En Colmenar, también se ha producido una moción de censura. Empezó gobernando el PP, que no era la lista más votada. Posteriormente, se recuperó la normalidad natural y los socialistas pudieron pactar con IU para recuperar el bastón. Cerca, en Casabermeja, hoy gobierna el PP, la fuerza más apoyada, aunque siempre se cierne la sombra de un posible acuerdo entre socialistas e izquierdistas.

En el municipio de Gaucín , gobierna el PP, el partido con más votos. Sin embargo, el partido local Canda, el PSOE e IU le triplican en ediles por lo que el riesgo está latente. En Riogordo, el PP y el PSOE empatan en ediles. En este caso, son los andalucistas quienes le dan la alcaldía al más votado, el PP.

En Sierra de Yeguas, gobierna el PP, también lo natural según la propuesta de Rajoy, cosa que no ocurre enCasarabonela, con un alcalde del PP en coalición con una fuerza local pese a tener los populares 2 ediles menos que el PSOE.

Arriate registró un empate a 5 ediles entre PSOE e IU. Gobiernan ambos con el PSOE en la alcaldía.  En Frigiliana, feudo habitualmente andalucista, siguen éstos al frente pero no como lista más votada. Pese a que las elecciones en el municipio axárquico fueron para los socialistas el apoyo del PP vuelve a dar el mando al PA.

En Villanueva de la Concepción, municipio de nueva creación, tendría que gobernar el PSOE, cosa que hizo hasta la moción presentada por los populares y FA. En Torrox también se produce un fenómeno similar al de Benalmádena, con una amplia variedad de fuerzas. Gobierna haciendo malabarismos el PSOE, que también fue la lista más votada.

Otro gobierno inestable tradicionalmente es el de la siempre polémica alcaldesa de Manilva, de IU. Gobiernan en minoría, con unas pésimas relaciones con el PSOE de la localidad. El PP y la ASM manilveña también tienen peso en la corporación.

En Pizarra, gobierna el PSOE en minoría. Curiosamente, IU ganó las elecciones y decidió no presentar candidato el día del pleno de constitución. También en Monda venció Izquierda Unida las elecciones, pero sí gobiernan.

En Ardales, municipio en el que una vez hubo un pacto entre Falange e Izquierda Unida, una de las mayores rarezas de la democracia, gobierna IU este mandato, el partido con más votos.

En Agarrobo los andalucistas de Natacha Rivas siguen en el poder con el mayor número de votos, a pesar de estar empatados en ediles con el PSOE.

En Cortes de la Frontera, por su parte, el alcalde es también andalucista, el más votado. Como nota, en este mandato la polémica se instaló en el municipio serrano, cuando el regidor se subió el sueldo a 2.500 euros al mes, algo en lo que, finalmente, tuvo que dar marcha atrás.

Mollina es tan peculiar como el sobrenombre de su alcalde del PP, ‘Huracán’. Aquí tendría que gobernar el PSOE por votos, pero la inacción de IU da el mando a los populares. En la cercana Teba tienen la costumbre tácita de que gobierne el más votado. Y ese honor le corresponde al PSOE.

Otra de las mociones de censura se ha dado en Canillas de Aceituno. Allí tendría que gobernar el PSOE, cosa que ocurrió al principio del cuatrienio, pero, finalmente, se produjo una moción de censura sustentada por PP e IU.

Jubrique tiene un alcalde socialista imputado, pese a lo que sigue gobernando. En todo caso, fue el más votado en 2011. En Villanueva de Algaidas, manda IU, lo que se ajusta al recuento de votos.

En Campillos, gobierna el PSOE, el más votado, al igual que pasa en Istán con Izquierda Unida y Humilladero con IU. Por el contrario, en Benaoján, gobierna un alcalde de la Agrupación Progresista de Benaoján (también polémico, en este caso, por fumar en los plenos) cuando tendría que hacerlo , siempre según la propuesta de Rajoy, el PSOE.

El PP no es el beneficiado 

También hay una pléyade de partidos en Alcaucín. Es un caso curioso. Aquí hay 3 ediles del PSOE. Todos los demás partidos tienen 2. Gobierna el PP, al igual que en Algatocín, también con el PSOE como más votado. En Canillas de Albaida gobierna el partido más votado, el PP, mientras que en Casares ocurre lo mismo con IU.

En resumen: el PP no sería el más beneficiado por el cambio de criterio. Muy al contrario, serían primero los socialistas, seguidos de Izquierda Unida, quienes se hicieran con la gran mayoría de los ayuntamientos en los que no hubo mayorías absolutas.

 

 

Cementerio de San Miguel (y II)

Etiquetas

, , , ,

Cruz contrastada

El silencio de los cementerios se puede tocar. En San Miguel, alcanza a olerse. El trasiego de camiones y vehículos hacia unas naves industriales cercanas y los sonidos metálicos y de motores de las obras de rehabilitación parecen perder presión a medida que se acercan a las tapias. El aire se traga el chirriar de la escalinata metálica con ruedas que sirve a los operarios para acceder a los nichos más altos. Los del muro principal están ya sellados, encalados y vacíos. Apenas queda media docena de ellos en uso, como el dedicado a la primera concejal que hubo en el Ayuntamiento de Málaga, Teresa Aspiazu.

Una pequeña cruz, apenas sostenida por un mísero alambre, se quiebra sobre la techumbre de un panteón. Los troncos de los naranjos, con su característica franja blanca plaguicida, parecen admirar mi paso por los senderos. Los contrastes son enormes. Señoriales enterramientos neoclásicos con hierros podridos y cristales rotos se alternan con otros imponentes que parecen flotar del cielo; tumbas de lápida quebrada junto a parterres de flores nuevas; otras flores que alguien dejó el Día de Difuntos parecen desafiar al sol hoy ausente y mantienen su colorido junto a losetas apiladas en una esquina. Un anciano con una suerte de hábito marrón y raído parece ocuparse en nada y en todo al mismo tiempo. Se me acerca y me habla de esplendor.

Me siento en la bancada de mármorea adosada al perímetro del camposanto. Es un gran lugar para paladear el ritual íntimo de abrir la pequeña Moleskine que apenas se hace notar en el bolsillo de mi abrigo. Empiezo a perder la noción del tiempo. De eso se trata. Compongo ‘Ciudad del Cielo’ para LUX:

  Un escuadrón de nubes deja pasar haces de luz

            Un velo negro recubre mi nueva forma de mirar

            Un viejo me habló de historia y esplendor

 

            Un remolino de viento se ha llevado mi ansiedad

            No tengo miedo a los muertos

            A mis fantasmas, sí

 

            Háblame de amor aquí donde acabó

            Tanta leyenda y tanta luz

 

            Hoy mi corazón apunta al cielo

            Hoy esta ciudad cuelga del Cielo

Desconozco si pasan unos minutos o un par de horas. Sólo recuerdo el abrigo de la soledad y el frío junto a un ángel alirroto que guarda secretos de las cosas que ha visto y oído. Me levanto y lo escudriño todo durante un rato más, como queriendo hacer barrido visual de 360 grados. Enfilo la puerta y salgo al ruido. Llueve suave.

Nombres en latas y otras perplejidades

Etiquetas

, , , , , , , ,

No, no eran un homenaje a usted ni a mí. Ni a su padre ni a su hija. Eran la lista del ERE que prepara Coca-Cola en España. Juan, María, Javier, papá, el abuelo… Así hasta superar los 700 despidos en cuatro de las plantas que la multinacional tiene radicadas en España. Por fortuna, mientras redacto estas líneas, parece que la fábrica de Málaga no sólo se mantendrá, sino que será reforzada.

Pero, Coca-Cola es ante todo un estado de ánimo, es un brevaje curativo, son las burbujas de la vida. Y, sí, me voy a poner demagogo porque siento una inmensurable perplejidad (bueno, ninguna de éstas puede medirse) al leer que la multinacional no tendría problema en invertir 80 millones de euros en rebautizar el Santiago Bernabéu como ‘Coca-Cola Stadium,’  ‘Coca-Cola Arena’ o similar.

Coca-Cola desmonta gran parte de su chiringuito. Ya lo habían hecho antes grandes empresas automovilísticas o de electrodomésticos. Otras, como Pescanova o Panrico pasan verdaderos apuros. Y unas terceras provocarán algún escándalo a medio plazo porque hay muchas voces que alertan de que en Sacyr existe ya una situación de quiebra.

No es mi intención diseccionar la economía patria. De hecho, cualquier experto en la materia haría un avioncito de papel en el mejor de los casos con mis reflexiones. Yo lo que quiero es que alguien me explique la paradoja que desarrollaré a continuación al margen del típico “hay unos cuántos que se están forrando a nuestra costa”. Quiero creer otra cosa, pero está difícil.

En realidad, conocidos hoy los datos de la Encuesta de Población Activa relativa a 2013 y sumada esa tasa inadmisible del 26% de paro a los citados cierres/sudores patronales, no sé a qué responde el optimismo que empiezan a lanzar desde el Gobierno y otras instituciones europeas.

Sí, parece que lo peor ha pasado o al menos así lo cacarean a coro desde el Foro de Davos, pero uno no puede evitar pensar que el tsunami se ha ido pero que quedan las epidemias, los enfermos, los edificios destruidos, las carreteras cortadas, los sistemas eléctricos destrozados…

El desastre interno contrasta con una nueva tendencia exterior. De repente a los ‘Países de la Periferia’ entre los que nos encontramos junto con Italia, Grecia y Portugal (los anglosajones nos llaman despectivamente ‘mercados PIGS) parece que mejoramos los indicadores de nuestra entrañable prima de riesgo y que ahora los inversores extranjeros se pirran por prestarnos pasta e invertir en nuestra deuda soberana. Antes sólo metían pasta por encima de sus posibilidades los bancos españoles (para eso sí tenían liquidez, para inyectar dinero en PYMES, autónomos y familias, no).

Conclusión: De repente, la gente de ahí fuera empieza a creer tanto en España, que se pegan de leches por invertir en nuestra deuda. O sea que fuera creen en nosotros mucho más que dentro (excepción hecha, claro, de los autores del anuncio de Campofrío). Fuera están seguros de que podremos pagar, algo que cuestionamos los propios.

Una vez más se me escapa cualquier explicación para cualquier cosa al margen de lo expuesto anteriormente. Al final, va a ser cierto eso de que esta crisis la ha creado una decena de personas que se divierten metiendo y sacando variables en su simulador y viéndonos pasarlas canutas.

CODA: Disculpen los expertos económicos mi osadía para profanar sus términos y conceptos.

‘El Asunto Melkano’ o de cómo una novela inédita puede generar tanto dolor

Etiquetas

, , , , , ,

Alberto Llamas (Málaga, 1966) es licenciado en Periodismo y en Derecho. Ha viajado por medio mundo y vivido en diferentes ciudades. En su bagaje, atesora cortos, documentales, trabajos en periódicos de empaque y  desde 2000 en los informativos de Canal Sur TV en Málaga. En este empleo tuvo una pausa voluntaria de 3 años, que destinó a edificar una novela, ‘El Asunto Melkano’. Por lo tanto, la experiencia en lo que pasa sobre el terreno y la vocación son los dos primeros valores de la ópera prima de este malagueño inquieto.

‘El Asunto Melkano’ es un más que digno trabajo en el que el lenguaje es correcto, profuso, rico, pero no lastra la lectura. Buen lector de novela negra, Llamas ha dibujado la Málaga que conocemos y la que no dominamos. Es un ‘thriller’ que bebe de la novela negra y un homenaje al poder de la palabra, a la capacidad de transformación de los libros… El protagonista recibe un encargo para encontrar una novela titulada como el libro. Es la metanovela. ‘El Asunto Melkano’ se convierte en deuteragonista de ‘El Asunto Melkano’.

El libro nos lleva por las calles más lujosas y por los barrios más marginales de la ciudad; incluye guiños a lo que fueron zonas como Torremolinos, pero también nos conduce por carreteras comarcales; nos ofrece claves históricas de los primeros asentamientos fenicios; habla mucho de periodismo; habla de desamor y desesperanza; de vidas por arreglar y de otras que ya no tienen arreglo; habla de crímenes, muerte y destrucción; se asoma a los despachos de la corrupción; aporta buenos trazos sobre la profesión de detective y nos sienta a comer en los restaurantes más modestos y desconocidos y en los más fastuosos.el_asunto_melkano-alberto_llamas

El continuo juego de opuestos que nos ofrece da la verdadera medida del ritmo, que llega a lo trepidante en el último tercio de la novela y mantiene una buena velocidad de crucero en el resto (existe una pequeña bajada de tensión, quizás premeditada, en unos pasajes que se desarrollan en Argentina).

Mario debe encontrar una novela que un periodista y escritor argentino escribió hace tiempo. Es el propio autor, Eladio, quien le hace el encargo con el pretexto de que le han ofrecido publicarla ahora. La novela pivota sobre la búsqueda de la novela, encargo que no parece complejo en principio, pero que se enreda sobremanera. Y también pivota sobre cómo Mario busca a Mario.

El bisoño detective ronda la treintena y se acerca a esa peligrosa edad en la que uno se sienta a pensar acerca de quién es y qué ha conseguido. Atrapado por una relación sentimental que no va a ninguna parte, se agarra a un trabajo que le permite huir hacia delante siempre.Y esta continua huida lleva implícito un proceso de maduración personal quizás más perceptible para el lector que para el propio Medina.

La vida de Mario es pura asfixia, ya que, además de trabajar con la amenaza continua de perder el empleo, convive con su madre, sumida en una larga depresión. Así que cualquier excusa es buena para seguir con algún fleco o investigar algún hilo que no conecta bien. Siempre es bueno huir de sus circunstancias y de su entorno.

El buen dibujo del protagonista no es casual. Uno de los puntos a favor de la novela es que el autor se esfuerza por perfilar los personajes. Incluso, existe un hábil ejercicio de ir dosificando información personal sobre ellos a lo largo de ‘Melkano’.

El notable estreno de Llamas como novelista merece la confianza del lector. Es un libro entretenido pero profundo y con buenos trazos psicológicos. Y, además, permite saborear todos los ingredientes de la novela negra.

[Reseña publicada en La Opinión de Málaga Libros el 13 de diciembre de 2013]

Gente ‘Campofrío’

Etiquetas

, , ,

Vaya por delante que estas reflexiones no le restan ni un ápice de dramatismo a la sodomización a la que estamos siendo sometidos por nuestros gobernantes, pero varios asuntos recientes y de gestión cotidiana me han vuelto a recordar la ineficacia generalizada instalada en nuestro país. Evidentemente, hay gente muy trabajadora, muy buena y muy cualificada, pero porcentualmente deben suponer algo así como la cuota de pantalla de los canales de tarot arrinconados en el espectro de frecuencias. Y, como no soy sociólogo y las variables son complejas, no voy a dar una cifra.

Empecemos con una de esas costumbres patrias que me alteran sobremanera: La informalidad, los “es que”. Aquí las excusas van desde una otitis de la suegra, al mucho trabajo que se tiene o al genérico y vacuo “vaya día que llevo”. Lo más habitual cuando hayas quedado con alguien a alguna hora, te traigan algo tal día, te envíen no sé qué, te reparen algo o te faciliten una documentación es que eso no ocurra. Tampoco suele bastar con una llamada para resolverlo. Eso sin contar cuando has pedido unos spaghetti y te traen un pollo a la jardinera.

Otro sello del país de ‘Campofrío’ es la ineficacia. Hay muchísima gente haciendo mal su trabajo. Así de crudo, sin cocción. Bueno, cada vez hay menos gente haciendo mal su trabajo porque el empleo se destruye a marchas forzadas ante la desidia de gobiernos y administraciones a las que se les llena la boca con la palabra ‘emprendimiento’ (pobres autónomos, por cierto, se perpetran contra ellos acciones pornográficas).

El problema de la ineficacia es que no suele ser un error simple, suele confudirse con la informalidad, la desidia, la negligencia, el desinterés, la ‘mala pipa’… Trámites y cosas que se resuelven en cinco minutos (como mandar un puñetero mail), tardan una mañana entera o días; compañías con las que haces todo lo correcto para darte de baja y te siguen pasando el seguro; empresas que, a pesar de cambiar el número de cuenta y notificárselo, vuelven a mandarte recibos a la antigua; el Catastro, ese gran organismo, al que hay que notificarle cuatro años seguidos que tienes el 50% de una casa para que al quinto año por fin alguien le dé al ‘intro’ y lo grabe en el ordenador; gente que te llamará para confirmar y nunca más se supo; gente a la que le pides cuatro cosas y te envía dos y mal; gente con la que has apalabrado algo hace veinte días y, cuando se acerca la fecha final, llaman exigiendo cuando te has hartado de llamar o enviar correos para aclarar lo que sea; gente que te larga la Coca-Cola sin un puto hielo y un puñetero limón en un bar; gente que te hace salir tarde de los trabajos porque se ponen a currar a partir de la una de la tarde…

Todo esto más o menos es una tradición. Sin embargo, existe ahora un fenómeno mucho más irritante. Toda esa gente puede tener una o varias cuentas en redes sociales y haber devenido en grandes gestores del humo 2.0 (en el 2 y 3.0 hay buenos y malos profesionales, hoy sigo la línea del resto del artículo). Sí, uno sabe que en la era digital les costaba hacer la ‘o’ con un canuto, pero ahora se han adjuntado todo tipo de siglas en inglés y tienen engañadas a sus mismísimas madres. De hecho, son capaces de presumir continuamente de lo mucho que trabajan. Tanto, que no sé cómo les da tiempo a trabajar. Supongo que lo harán dejando de enviar ese mail; de estar a la hora pactada en el sitio pactado; de no responder las llamadas… Y vendrán con el ya sobado “menudo día que llevo”.

Sobre la costumbre de posponerlo todo no me extenderé mucho. Baste recordar la gran coletilla de “cuando acaben las fiestas…”

De todos modos, como proclamaba un antiguo anuncio de ‘Campofrío’: “Mejor día a día”. No estoy preocupado porque nosotros sabemos abrazarnos como nadie y nos bebemos las cañas a la velocidad del rayo. Salud.

CODA: Lógicamente, el apelativo ‘Campofrío’ sólo quiere reflejar los valores que plasma la compañía en su último anuncio. La eficacia y formalidad de esa empresa serán altísimas dada su trayectoria.

CODA 2: Ya en el plano personal, también es costumbre el “a ver si quedamos…”, cuando sabemos que nunca lo vamos a hacer. Si quisiéramos, fijaríamos fecha y hora en ese mismo momento

Sobrecostes crónicos

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Hace ya varias semanas que la actualidad informativa tiene en el sobrecoste de las obras de ampliación del Canal de Panamá uno de sus focos importantes. La constructora española Sacyr encabeza un consorcio internacional que ejecuta esta actuación estratégica a la que le quiere aplicar un encarecimiento de 1.200 millones por problemas geológicos no detectados en la fase de proyecto, según la versión de la compañía. Las autoridades panameñas se niegan a afrontar tal desviación y las constructoras amenazan con suspender los trabajos. Quizás los gobernantes de aquel país nos hayan dado una gran lección cortando en seco las aspiraciones presupuestarias de las empresas. Quizás. Al menos, en España, ni nos planteamos estas cuestiones. Se da por bueno que el sobrecoste es inherente a la obra pública y punto.

Siempre he seguido profesionalmente el desarrollo de las grandes obras públicas en la provincia de Málaga. No hay ni una sin sobrecoste. Y esto se debe a muchos y variados factores. Por no ser muy pesado, recordaré brevemente las fases de las grandes obras públicas:

–         Toma de la decisión de hacer una obra.

–         Anteproyecto o estudio informativo. Primera aproximación técnica a la obra.

–         Consultas, exposición pública y alegaciones.

–         Realización de todos los trabajos complementarios (impactos ambientales, arqueológicos, estudios complementarios, catas, sondeos…)

–         Redacción del proyecto definitivo y expropiaciones.

–         Salida a concurso de las obras (a veces proyecto y obra van en el mismo trámite).

–         Adjudicación de las obras (al contratista se le suele añadir una asistencia técnica y una consultoría para el ajuste de proyecto y obra).

–         Recepción por parte de la administración y puesta en servicio.

¿Cómo se pagan las obras? Esto es importante para abordar el asunto de los sobrecostes. Hay diferentes fórmulas. Quizás la más habitual sea la de las certificaciones. En este caso, la constructora va certificando que se van cumpliendo determinados hitos (normalmente porcentajes de ejecución) y se va cobrando. Otra fórmula era el famoso modelo alemán (pago a fin de obra). Y existen algunos más, pero no es el asunto al que pretendo aproximarme hoy.

Retomando el asunto de los sobrecostes podemos hablar de todas y cada una de las obras realizadas en la provincia de Málaga durante los últimos 10-15 años. Y en estos tres lustros, el capital público invertido supera los 7.000 millones de euros. Así que imaginen los millones de euros que suman los aumentos de precio sobre la marcha.

El caso más actual y llamativo es de las líneas 1 y 2 del Metro de Málaga. Las obras se adjudicaron por 403 millones de euros y se estima que, si se terminaran y se llegase a la Malagueta bajo tierra, alcanzarían más del doble, 870 millones. El caso es que no han pasado de la Avenida de Andalucía todavía y ya se llevan más de 600 millones de euros ejecutados. O sea, que el presupuesto ya ha aumentado un 48% sin ni siquiera haberse iniciado los trabajos en la Alameda.

Quizás la mayor obra que se ha desarrollado en la provincia haya sido la del AVE Córdoba-Málaga. En julio de 2001, cuando se colocó la primera traviesa, el coste estimado era de 1.712 millones de euros. Terminó costado 2.539.

El Plan Director del Aeropuerto de Málaga buscaba duplicar la capacidad operativa de estas instalaciones. Se presupuestó en 342,8 millones. Terminó costando 1.400. Claro que por el camino se produjo un cambio de Gobierno y una deconstrucción y redenominación del proyecto, que pasó a llamarse Plan Málaga.

Otra obra retrasada por mor de la crisis y que provisionalmente se acaba de poner en servicio es el Acceso Sur al Aeropuerto desde la Ronda Oeste. La broma empezó por 37 millones y ya se alcanzan los 49,9.

Y así podríamos seguir. Cientos y cientos de folios explicando como la nueva sede de la Diputación iba a costar 45 millones y acabaron facturándose 61 o cómo la nueva sede de la Gerencia de Urbanismo ha pasado de 20 a 34 o como hay 33 promociones de VPO recientes en Málaga capital que acumularon 13 millones de sobrecostes o ese gran edificio de Tabacalera vacío que de 29 millones pasó a 34.

Como colofón a las enumeraciones, podríamos hablar del sobrecoste por desidia. Hay proyectos que se anuncian y se venden y, en el mejor de los casos, tardan años y años en acometerse. Esto ocurrió con el soterramiento de la Travesía de San Pedro Alcántara, en Marbella. Aquí ocurrió que el proyecto era de 1998 y se metió en un cajón. Y, claro, las obras se iniciaron en 2009 y costaron un 100% más (67 millones de euros).

Evidentemente, no es mi intención la de indicar que todos los sobrecostes sean un engaño. No. Evidentemente, además de la subida de precios por la dilación de plazos, está claro que el suelo y el agua son a veces enemigos difíciles de combatir. Por mucho estudio geológico con el que se cuente, las complicaciones e imprevistos son muchísimos, especialmente en las obras que se realizan en el agua (las cimentaciones son complicadísimas como no podría ser de otra forma).

He tratado con muchos ingenieros y casi todos son tipos solventes y responsables, metódicos y rigurosos a más no poder. En muchos sobrecostes está nuestra propia seguridad (y eso que el riesgo cero exigiría de una inversión infinita). La duda que me asalta es, ni más ni menos, que la inquietud de saber que se nos habrán ido en este país miles de millones de euros en encarecimientos no justificados. Y no voy a hablar del Puerto de Málaga ni de la antigua Confederación Hidrográfica del Sur. Eso para otro día.

CODA: No hay mayor sobrecoste que el de una obra inútil o mal medida, así que prefiero una Hiperronda que haya costado 366 millones de euros y con cuatro carriles por sentido en mucha parte del trazado a una infraestructura que se quede pequeña nada más nacer. Y luego hay obras que en sí misma son un sobrecoste, como el Aeropuerto de Castellón.